Señuelos para la Lubina, ¿Cual escojo?

Señuelos para la Lubina, ¿Cual escojo?

En muchas ocasiones los clientes que se están iniciando en el spining me hacen la pregunta de las preguntas: para la lubina....que señuelo va bien??. Puede parecer una pregunta de fácil respuesta, en muchas ocasiones lo es: Todos!!. Pero en realidad no es tan fácil la cosa. Y no es tan fácil por la multitud de factores que influyen a la hora de pescar, ya no sólo lubinas, sino cualquier depredador en general. Factores como la época del año en la que vayamos a pescar, las condiciones meteorológicas, el estado del mar, el color de las aguas, el equipo que tengamos,....van a condicionar la elección que hagamos del señuelo. 

En el mercado existen cada vez más opciones en donde elegir. Señuelos rígidos, blandos, hundidos, flotantes, de superficie, plomados, sin plomar, con pelos, sin pelos, chinos, japoneses, americanos,españoles,...multitud de opciones para todos esos factores que van a influir en nuestra elección. Pero entonces...no existe uno que me valga para todas las ocasiones?? Por supuesto que sí!! Si atendemos a que en la mayoría de ocasiones nos vamos a volver de vacío, aún teniendo un arsenal de señuelos donde escoger, si siempre pescamos con el mismo pues nos estaremos volviendo igualmente de vacío, salvo en los días en los que ese señuelo sea el propicio. Pero si de verdad queremos aumentar las probabilidades de éxito, no queda otra que disponer de variedad.

Nos centraremos en los dos tipos más comunes, los rígidos y los blandos.

SEÑUELOS RÍGIDOS

Dentro de los señuelos rígidos vamos a hablar de peces artificiales y de señuelos plomados como los chivos o los jig.

Los primeros son los comúnmente denominados " Rapalas". Imitan en su forma y sus movimientos a un pez presa. Dependiendo del tipo, trabajaran en una capa de agua y realizarán diferentes movimientos. Podemos encontrarlos de diferentes tamaños, pesos, formas, colores,...con los que abarcar casi cualquier jornada de pesca. A la hora de elegir uno u otro, miraremos el peso del mismo, ya que debe adaptarse a nuestro equipo; miraremos la capa de agua en la que va a trabajar, pudiendo ser de superficie, como los paseantes y poppers. Éstos señuelos vienen realizando movimientos por la superficie del agua, provocando a los posibles depredadores. Son ideales para trabajar en zonas de escasa profundidad, con aguas calmas o incluso un poco de oleaje. Muy efectivos cuando vemos saltar los bancos de pez pasto escapando de los depredadores que los atacan por debajo.

                                           

Tendríamos después los señuelos flotantes. Éstos, a diferencia de los de superficie, trabajan en la capa inferior de la superficie, entorno al metro o metro y medio máximo de profundidad, dependiendo del babero que tengan. Con ellos podemos trabajar en cualquier escenario, tanto en aguas calmas como con oleaje, en zonas de poca profundidad o de mucha, zonas de ria, costa, playas,...Prestaremos atención al peso y a la profundidad que trabajen. A la hora de escoger un color u otro, la teoría nos dice que los colores más naturales son los indicados para días claros, aguas claras, para pesca durante el día. Mientras que los colores más fantasiosos o menos realistas, los usaremos en momentos de poca visibilidad, de noche, con mar revuelto,....pero lo dicho, es sólo teoría. A la hora de trabajarlos, podemos simplemente lanzar y recoger, o si queremos sentirnos más partícipes de la pesca, animarlos con movimientos de la caña. Éstos tirones o movimientos de la caña van a provocar que el pez nade de manera errática, como si estuviese herido o con problemas,  provocando a los peces que quizás una recogida lineal no les diga nada. Pero insisto, es cuestión de cada uno realizar movimientos o no, incluso alternar recogidas lineales con movimientos erráticos es una muy buena opción.

Dentro de los peces artificiales tenemos también los Slow Sinking y los Sinking. La diferencia con los flotantes que comentaba anteriormente, no va a estar en el mayor peso de éstos como pudiese parecer. De hecho, hay señuelos flotantes más pesados que los hundidos, o incluso del mismo peso. La diferencia está simplemente en que los Slow sinkink son de hundimiento lento y van a trabajar a una mayor profundidad que lo haría un flotante o a la misma profundidad en ocasiones, pero con la diferencia de que siempre trabajará en esa capa de agua. Si paramos de recoger se mantiene en esa profundidad o incluso descienden más, pero no subiría a la superficie como uno flotante. Los sinking son señuelos que se hunden. Son ideales para trabajar capas de agua profundas, de más de 2 o 3 metros o incluso para días de fuerte oleaje, ya que aguantarán más las embestidas y el señuelo trabajará más tiempo en su zona de influencia. 

 Señuelo tipo Sinking, 34g                     

En la primera foto tenemos un Sensation minnow 34g, Sinking . En la segunda foto el Magneto 170 32g, Slow Sinking y en la tercera foto el Sumiko 160 32g, Floating.

Dentro de los señuelos rígidos tenemos también los jigs y los chivos. Éste tipo de señuelo nos permitirán alcanzar grandes distancias aún con pesos reducidos, ya que al ser totalmente macizos, poseen una gran aerodinámica. Con ellos trabajaremos las capas de agua más profundas, allí donde los peces artificiales tienen difícil llegar. Son los más idóneos para trabajar en los días de mar fuerte, en los espumeros y rompientes de nuestras costas. El señuelos más "nuestro" quizás sea el CHIVO . Un señuelo básico donde los haya pero super efectivo.

                                                  

SEÑUELOS BLANDOS

Cuando hablamos de señuelos blandos nos referimos a aquellos que tienen una textura flexible, como de goma, y que comúnmente conocemos como Vinilos. Señuelos blandos se llevan usando mucho tiempo, como las míticas escabelas o raglús, pero es desde hace unos 10-15 años que han experimentado un "boom", llegando a desbancar incluso a los peces artificiales en las cajas de muchos pescadores. La pesca con éste tipo de imitaciones nos permite abarcar multitud de escenarios y de especies. Su textura blanda le otorga un movimiento muy realista haciendo que su uso sea muy sencillo para cualquier pescador. La posibilidad de variar las formas, los pesos, los colores, hacen de ésta pesca un atractivo y una comodidad que muchos pescadores, entre los que me incluyo, no pueden evitar. A la hora de escoger nuestros vinilos nos fijaremos, además de en el aspecto realista que puedan tener, en el tipo de cabezas que monta y en el peso de las mismas. Tenemos vinilos super realistas como los Sandy Andy, que montan cabeza rígida y nos ofrecen multitud de colores y tamaños; tenemos vinilos para montaje texas, como los Tex shad o los Lexter de Sea River, que nos permitirán pescar esas zonas más complicadas de algas o rocas minimizando los enganches al llevar el anzuelo oculto. Además éstos montajes tipo Texas, otorgan una mayor flexibilidad al vinilo al ser la cabeza articulada. En cuanto a los colores o las formas a la hora de escoger uno u otro, decir de antemano que pescan todos y que la cabeza es lo de menos a la hora de que pesquen más o menos. Si es verdad que la apariencia es más realista con una cabeza adecuada y no con una simple bola, pero no por ello va a pescar menos el vinilo. Los colores igual que con los peces artificiales, la teoría nos dice una cosa, pero luego la realidad es otra y para muestra las fotos que os dejo a continuación. Personalmente, un color que no puede faltar y que siempre uso, es el blanco.

  Lubina capturada con un pequeño vinilo blanco a última hora de la tarde.

                                                                              Lubina con un vinilo blanco

   Lubina capturada con un vinilo color naranja al amanecer.

Detalle del realismo del Sandy Andy.

En definitiva, los factores para elegir un señuelo u otro son numerosos pero teniendo en cuenta estas pequeñas pautas y lo más importante, nuestra intuición, seguro que tendremos éxito en nuestras jornadas de pesca. No tengáis miedo a probar colores nuevos ni formas raras o extrañas, en muchas ocasiones el éxito está en lo diferente.

Un saludo y muchas gracias!!